Amit Goswami: Evolución Creativa.

Amit Goswami es doctor en física nuclear teórica por la Universidad de Calcuta y profesor emérito de la Universidad de Oregon. Muchos le conocemos de la película ¿Y Tú Qué Sabes?, y por sus numerosas publicaciones en las que podemos encontrar a uno de los impulsores del nuevo paradigma, quien por medio del modelo cuántico nos propone un universo no material, iluminándonos con un modelo basado en la conciencia.

En la actualidad, el proceso evolutivo de lo vivo se está discutiendo entre dos posturas bastante rígidas: el darwinismo y el diseño inteligente.

Darwin explicaba la evolución de las especies con la supervivencia del más apto, el que tendría más facilidad para ir adaptando su organismo a los cambios.

El diseño inteligente propone que hay un creador, un Dios, detrás de toda criatura viviente.

Amit nos propone una nueva alternativa que concilia ambas propuestas, la Evolución Creativa. Es uno más de los científicos que están trabajando en la unión de la ciencia con el espíritu.

Según Amit, la conciencia y no la materia, es la esencia de todo ser viviente.

Uno de los problemas del darwinismo es que no explica (ni tiene en cuenta) los saltos cuánticos o saltos creativos simultáneos de la evolución de algunas especies. Para Darwin, cualquier mutación evolutiva lleva mucho tiempo, sin embargo encontramos algunos vacíos en los hallazgos fósiles que nos muestran que muchos cambios fueron repentinos, instantáneos y sin transición.

Los argumentos del diseño inteligente nos dicen que hay un diseñador, un Dios, pero no pueden demostrar su existencia de forma empírica, como lo exige la ciencia.

Para Goswami, existe una conciencia, un observador, para que exista el Universo. Su versión de la realidad es totalmente holística y lo demuestra en todos sus libros, es coherente porque además se dedica a unificar las filosofías, las ciencias, las religiones en cada una de sus manifestaciones literarias, reportajes o vídeos.

Me gustaría proponerle a Goswami si quiere ser mi abuelo, pero supongo que me contestará que debería de haber tenido hijos de muy joven como para ser abuelo de una casi cincuentona como yo.

Y quiero tener un abuelito como éste, porque su presencia en mi vida eleva mi conciencia hacia la unidad. Me recuerda que soy un ser unificado con el Universo y además conectado con él, pero tal vez lo que más me gusta de su teoría es la posibilidad de que el libre albedrío del hombre, exista. Amit nos dice que hasta ahora el humano vivía pensando que no puede accionar sobre lo que considera “materia” directamente con el pensamiento, pero que la física cuántica nos demuestra que en realidad todo el tiempo estamos transformando nuestra realidad con la conciencia, lo que él llama la “causalidad descendente”.

Amit insiste en que Newton nos introdujo la idea de unas leyes a las que responden todos los objetos, pero cuando observamos el mundo de las partículas, estas leyes ya no funcionan. Encontramos que los objetos están constituidos de ondas de posibilidad y que el “observador” las hace colapsar creando la realidad.

Es evidente la influencia de los Vedas y de la filosofía hindú en el discurso de Goswami, él encuentra la correlación de la física cuántica con las enseñanzas védicas, y algunos físicos que le critican, aluden a las teorías de Goswami a la influencia del efecto Rosenthal.

El llamado “efecto Rosenthal”, que mi amigo Nordin de Facebook me hizo recordar hace unos días, nos habla de cómo las creencias de un experimentador pueden influir en los resultados del experimento para que éstos coincidan con sus espectativas.

¡Pero justamente esta crítica es la que reafirma la teoría de cuánto podemos influir con la conciencia en lo que llamamos realidad!

Al ser las ondas cuánticas, ondas de probabilidad, como lo han demostrado varios experimentos en todo el mundo, nuestro universo es un campo de infinitas probabilidades y además puede ser influenciado por nuestra conciencia.

Somos los “alquimistas del campo cuántico”, lo que nos infunde un poder casi ilimitado si logramos ser concientes de ello.

Dice Amit en un reportaje que le hizo Craig Hamilton:

-“¿Qué convierte la posibilidad en realidad? Porque cuando nosotros miramos, vamos objetos reales. Esto es lo más asombroso para nosotros. Cuando ves una silla, ves de hecho una silla, no una posibilidad de silla”.

La visión de un Universo autoconsciente es en mi parecer, maravillosa y fascinante. También me gusta el proceso crítico por el cual Goswami llegó a cambiar su visión. Sí, fue una crisis con acidez estomacal incluida (en eso nos parecemos), la que se inició con un divorcio, un despido laboral y la idea de que Dios no existe.

De esa crisis personal, Goswami salió empujado a una nueva forma de pensar la ciencia, a través de la conciencia como fuente de cualquier fenómeno en el Universo. Esa concepción le está sirviendo a Amit para llenar los vacíos de la biología, de la física y de la filosofía.

En fin, hay tantas realidades como personas pensando en descubrir aquella “realidad única y verdadera”, por lo que en mi humilde opinión, nuestra realidad es siempre (y lo será) virtual, ya que estará condicionada a nuestro limitado aparato perceptual que sólo puede generar una representación de ella en nuestro cerebro.

¿Aceptará Goswami ser mi abuelito?, en fin, me dedicaré a soñar con ello, intentando la alquimia del campo cuántico que sólo me separa de esa realidad deseada en la ilusión. En otra dimensión de este infinito campo de posibilidades, Amit, ya es mi adorado y respetado abuelo.

Sitio oficial de Amit Goswami

Podcasts de Amit Goswami

Contacto con Amit Goswami

Libro Evolución Creativa

Anuncios

Acerca de Bianca Atwell

Uniendo la Ciencia con el Arte.
Esta entrada fue publicada en Artículos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Amit Goswami: Evolución Creativa.

  1. Andrés dijo:

    Cuando se trata de explicar el orígen del universo el hombre utiliza las herramientas de lo que es consciente.
    Pero cuando no lo puede explicar profundiza tanto pero sobre esas herramientas.
    Hay algo que va mas allá de lo natural y es lo espiritual algo que el hombre perdió al dejar de tener comunión con DIOS. La palabra de DIOS manifiesta que cuando el hombre cayó ciertamente murió por lo que los ojos que le permitían verle se cerraron.
    La ciencia es una herramienta desesperada del hombre por encontrar el origen y un sentido a su vida. Pero ese no es el camino correcto, hay alguien que vino y supo enseñárnoslo de una manera real por eso de sí mismo manifiesta “Yo soy el camino, la verdad y la vida, nadie viene al Padre sino es por mí” tres cosas que el ser humano necesita conocer para tener una vida con sentido y felicidad.

    • Hola Andrés, agradezco tu comentario pero disiento en este sentido: justamente mi crítica hacia la ciencia es cuando los científicos dicen “Yo tengo la verdad”, por lo tanto si viene un hombre y me dice “Yo soy la verdad, soy el camino…etc” tampoco le creo. Y no le creo porque lo que llamamos “realidad” es sólo una interpretación que hacen nuestro cerebro de la misma, nunca podemos alcanzar a ver “la verdad” objetivamente porque estamos limitados a nuestro aparato perceptual.

      Ese es el error de las religiones y las ciencias. Aunque creo más en la ciencia que en la religión, pues la ciencia deja una puerta abierta al conocimiento: “esto es así, hasta que venga otra teoría que lo contradiga”, en cambio la religión se hace dueña de “la verdad” sin dejar espacio a discusiones u otros puntos de vista.

      Hubo muchísimos profetas en la historia de la humanidad que se acercaban a las aldeas y seducian a los pobladores diciendo que eran “hijos de Dios”. Porque un libro llamado Biblia, diga que el hijo de Dios bajó a la Tierra, yo no creo en que sea verdad, ya que la Biblia es sólo un documento escrito por seres humanos que vivían en un sistema de esclavitud en el que los textos que se difundían eran manipulados para gobernar y controlar la voluntad de las personas.

      Cualquier persona que lea la historia de las religiones con algo de espíritu crítico y librepensamiento, se da cuenta de que nadie está en capacidad para decir “yo tengo la verdad”, así que respeto tu postura, pero no estoy de acuerdo en absoluto.

      El conocimiento nos hace libres, por lo que soy de la idea de no aferrarme a ninguna aformación concreta que limite mi conocimiento. Eso es ignorancia, opio, esclavitud. Siempre dejo mi mente y mi corazón abierto a las nuevas teorías que puedan surgir de mi propia experiencia y no de lo que diga un libro, y mucho menos una iglesia que ha llevado a millones de personas a morir en la hoguera.

Los comentarios están cerrados.