Salir de las Ciudades…

Somos Naturaleza

Somos naturaleza y estamos diseñados para vivir en ella.

No sé si alguna vez te has planteado entender realmente dónde vives ,si vives en una ciudad.

La planta del pie del humano está diseñada para mostrarle a la Tierra el estado del organismo vivo en todo momento y en toda su magnitud, por eso la planta del pie refleja el estado de todo el cuerpo.

Así como la membrana de una célula puede “informar” al resto del cuerpo su estado interno, las plantas de nuestros pies le informan a la Tierra (nuestro ser simbionte) cómo estamos y qué necesitamos para estar mejor.

Este intercambio de información se hace a través de frecuencias. Cada órgano del cuerpo lleva la información a la planta del pie en forma de ondas vibratorias. Pero la planta del pie es también receptora de las frecuencias sincronizadoras de la Tierra.

Si vives en una ciudad, es posible que tus pies nunca tomen contacto con la Tierra. Por lo tanto, no hay intercambio de información. La Tierra nos sincroniza permanentemente con los ciclos naturales, pero para ello, necesitamos estar conectados con ella.

El cemento de las ciudades aisla esta comunicación de vital importancia.

Luego está el intercambio de infromación a través de la glándula pineal (glándula situada en la zona más protegida de nuestro cerebro, dotada de cristales de apatita, un mineral magnetoreceptor), la antena que nos conecta con la cavidad de Resonancia Schumann (una cavidad de ondas que vibran entre 7.8 y 45 Hz, que se encuentra entre la corteza terrestre y la Iionosfera).

Las ondas excitadas por los rayos de las tormentas, marcan nuestros ritmos circadianos, nuestros ciclos sexuales, nuestros ciclos de crecimiento y nictamerales. Es la Tierra la que le dice a nuestro cuerpo qué neurotransmisores segregar y en qué momento. La Tierra nos dice por lo tanto también qué hormonas, aminoácidos y proteínas debe fabricar nuestro cuerpo.

Pero para ello, debemos estar recibiendo sus frecuencias sincronizadoras. La Tierra nos lleva a la salud, pues su propósito es mantener LA VIDA en la biosfera.

El campo de ondas electromagnéticas y de radio en las ciudades está totalmente contaminado de emanaciones de antenas de comunicación inhalámbrica, radiofrecuencias y oleadas de microondas, por lo tanto en las ciudades, el latido sincronizador de la Tierra se ve permanentemente alterado por frecuencias inarmónicas.

Por ello, la mayor cantidad de enfermedades se da en el ámbito urbano.

Los ritmos biológicos al alterarse, vuelven a nuestros vehículos (cuerpos) disfuncionales. Es igual a las colonias de bacterias que viven en nuestro cuerpo. Ellas reciben información de nuestro estado de ánimo, de nuestra mente, y reaccionan en consecuencia. Del mismo modo el humano responde a la mente del planeta (Noosfera) y reacciona en consecuencia.

No hay mayor garantía para la salud humana que una plena conexión con las frecuencias de la Tierra.

Este maravilloso ser de 4.500 millones de años de edad, tiene la sabiduría suficiente como para mantenernos en seguridad dentro del espacio. El cosmos es un lugar impensable para la vida, sin embargo, la Tierra, que nació como una roca incandescente, ha sabido desarrollar desde un núcleo imantado hasta una magnetosfera protectora, en una evolución de capas cuya función es proteger la vida de su propio cuerpo y de todas las especies que lo habitan: entre ellas, el ser humano.

¿Cómo lo hizo? Evolución, inteligencia, creatividad y una CLARA INTENCION DE VIDA.

Si hay algo que hace la Tierra es crear VIDA y protegerla. Esa es su función principal y lo hace las 24 horas del día, sin parar.

Pero para mantener vivos a los humanos, necesita que estemos conectados con ella en todas las formas posibles. Necesita sincronizarnos, porque la vida se trata de una compleja geometría armónica, y donde hay caos hay entropía.

Cuando no nos sincronizamos, quedamos fuera de la red vital, creando entropía alrededor.

La entropía es natural, y debe existir, pero tenemos suficiente de ella en el Sol por ejemplo, que es el astro que le obliga a la Tierra a auto-regularse, a mantener el orden.

Me pregunto si te es posible realmente comenzar hoy mismo a plantearte salir de la ciudad y vivir más cerca de la naturaleza.

Las ciudades son lugares que colapsan más tarde o más temprano pero siempre colapsan.

Y vivir en una ciudad colapsada es vivir en un espacio de caos, inharmónico y por lo tanto no saludable.

Es posible que el 99% de tus problemas sea causado por el medioambiente en el que vives. Un ser vivo ES, con su medioambiente.

En la Naturaleza está la calidad de vida real. Más allá del sueldo (¿para qué quieres más dinero si no puedes mejorar tu calidad de vida?)

En la naturaleza están las verdaderas FUENTES DE ENERGIA que te hacen vivir. ¿Por qué vivir aislándote del PODER?

En las ciudades, el poder se traslada a personas y a corporaciones, y tu aparato perceptual es alejado permanentemente de las verdaderas fuentes de energía que son capaces de activar tus verdaderos poderes.

Las ciudades “enganchan” a un motor de entropía imparable que como siempre conduce al colapso de la vida. Y si vives en una ciudad, estás enganchado en la rueda de la destrucción.

Tal vez, cuando te planteas salir de la ciudad, te preguntas ¿con qué voy a pagar la hipoteca si en el campo o en la playa o en la montaña no podré conseguir trabajo?

Yo te pregunto si tu casa vale tanto como para seguir viviendo en la destrucción.

Yo me mudé al campo (vivo en la entrada de una reserva natural frente al mar), y vine aquí dejándolo todo. Tal era mi decisión de conectarme con la Tierra de manera urgente, ya que al estudiarla comprendí que seguir viviendo en una ciudad era un suicidio.

Una vez aquí, en la mágica isla de Lanzarote, mi salud comenzó a mejorar, mi estado de ánimo, mi capacidad para trabajar (aunque cuando llegué no tenía ni un céntimo, a veces no podía tomarme un café siquiera).

Pero claro, al salir de la ciudad, todo mi potencial bloqueado comenzó a manifestarse y no sólo me puse a trabajar mejor, sino que pude hacerme autónoma en varios sentidos.

Hace 10 años que sólo utilizo el reloj cuando estoy en un escenario o en un aeropuerto, para no pasarme de la hora establecida en mi conferencia o no perderme un vuelo. Hace 10 años que no uso el despertador. Hace 10 años que no dependo ni de un jefe ni de un socio para ganarme la vida, sólo dependo de mi conexión con la Tierra. Ella me mantiene equilibrada y por lo tanto me lleva a tomar las mejores decisiones.

Hace 10 años que como del mar. Tengo un barquito y salgo a pescar. Y tengo mi casa llena de plantas aromáticas y tropicales que me llenan de vida.

Hace 10 años que no tengo no depresión, ni fobias, ni estrés (y les aseguro que viviendo en las ciudades fui una víctima profunda de estas enfermedades).

Pero tal vez lo más hermoso de haberme venido a vivir al campo, es que soy una persona feliz y tranquila. No voy con prisas, no me pongo nerviosa, no tengo miedos, ¡es un milagro!

Y cuando una persona es testigo y participante de un milagro, tiene ganas de decirle a sus hermanos cómo lo logró. Bueno pues, por eso estoy escribiendo esta nota. Cuando miro para atrás y releo mi historia, me doy cuenta que el paso fundamental para mi vida fue salir de las ciudades y conectarme con la naturaleza.

La vida se vuelve más real. Los sentidos se afinan, escuchas mejor, hueles mejor, sientes todo más intensamente y estás más alerta, por lo tanto, cometes menos errores.

La estabilidad emocional que te da la natura, te lleva a caminos más claros en la vida, a que las situaciones sean más transparentes.

Y APARECEN LOS RECURSOS.

De repente, soy una persona rica, multimillonaria, pero no en dinero, sino en calidad de vida (si no, ¿para qué quieres el dinero?).

Y vuelvo a los miedos de abandonar las posesiones, como la casa o el trabajo…

He dejado atrás TODO LO QUE TENIA…y AHORA TENGO MAS!!!!!, pero no porque tenga más posesiones, sino porque las que tengo son las que necesito…NO NECESITO NADA MAS!!!!!

Cuando tu mente y tu cuerpo tienen la sensación de satisfacción permanente, la vida se convierte en una obra de arte. Las energías están orientadas a crear. Crear cualquier cosa que se te ocurra, pero crear. Por ejemplo, crear tu vida todos los días, en completa libertad.

¿Hace cuánto que tu mente y tu cuerpo no experimentan un largo período de satisfacción sin necesidades? ¿Recuerdas la última vez?

Pues cuando vives conectado a la naturaleza, tus necesidades vuelven a ser sólo las básicas: sed, hambre, ganas de hacer pipí, sueño y poco más…

Desaparecen aquellas provocadas por la ciudad…desaparecen, nos liberamos.

Recuerdo mi ropero en la ciudad. Todos los días debía pensar ¿qué me pongo?. Ahora mi ropero se ha reducido al bañador (tengo el mismo como hace 5 años), y a unas pocas prendas que voy usando hasta que ya no dan mas. Toda esa preocupación por redisfrazar mi avatar quedó reducido a cuando voy de viaje a una ciudad. Cuando estoy en casa, la ropa no me importa en absoluto, sólo pretendo que sea cómoda.

Mi mente se ha aclarado, y además ha comenzado a ampliar su capacidad de recibir y transmitir mensajes. Mi marido, que ama pescar, me pregunta ¿la marea está alta o está baja?, y yo sólo me recuesto en la cama o en el piso y mi cuerpo ya sabe el estado de la marea, porque siente en sus aguas, los movimientos de la luna.

Me sincronizo con los animales y con las plantas, que cada uno de ellos me envía información. Les presto mucha atención a los animales, ya que ellos están aún más conectados con la natura que yo. Las plantas y los animales viven el presente, el ahora. Yo aún vivo en la ilusión del pasado y el futuro (cada vez menos).

Por esta felicidad y tranquilidad que siento, es que me complace aún más invitarte a pensar si no sería bueno que te planteases salir de la ciudad. Tomar una decisión sabia y certera de acercarte a los poderes de la natura, para desplegar finalmente los tuyos propios que en la ciudad están bloqueados.

¿Que te vas a aburrir en el campo o en la montaña?

Jeje, espera a que llegue el momento en el que cuando un pájaro se acerque a tu ventana y se ponga a cantar y entiendas perfectamente qué es lo que está diciendo, a ver si te aburres. Espera a que llegue el momento en que tu mente se ponga tan creativa que hasta desearías tener un nuevo problema que resolver.

Espera a que llegue el momento en el que sientas a la Tierra comunicarse contigo, a la luna llevar las aguas de tu cuerpo de arriba para abajo, a mirar el cielo y ver caer los meteoritos o mirar con toda claridad el brazo de la vía láctea.

A las mujeres: espera el momento en que la menstruación esté tan sincronizada con los astros que no te duela ni la cabeza, ni los pechos ni la panza.

Espera a que llegue el momento en que te sientas feliz y que eso dure horas, días, meses y años.

Anuncios

Acerca de Bianca Atwell

Uniendo la Ciencia con el Arte.
Esta entrada fue publicada en Artículos. Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Salir de las Ciudades…

  1. Gabriela Rossi dijo:

    Excelente, y cuanta razón, es hora de que nos demos cuenta, que nuestro planeta y nosotros conformamos un todo, gracias amiga.

  2. Pingback: ESPERANDO LA EVOLUCION DE NUESTRA MADRE TIERRA » Salir de las Ciudades…

  3. carlosR dijo:

    Tu escrito es la manifestación de un espíritu libre, feliz y creativo. Admiro tu frescura y la transparente aura de energías sutiles que acompañan tus palabras. Personalmente he encontrado cosas similares a lo largo de mi vida. Lo que dices de los pies lo he comprobado de modos diversos, por eso casi no uso zapatos. La Tierra me ha hablado a través de mis pies descalzos y me ha hablado con una autoridad desconocida y contundente. La Tierra es sabia y nosotros somos una manifestación más de su inteligencia magnífica. Somos su creación, ahora interferida pero latente. Reproduciré tus palabras por los medios a mi alcance y me regocijaré al hacerlo. Abrazos convenientes y espontáneos.

  4. Freeman dijo:

    Magnífico Bianca, enhorabuena por compartir tu ejemplo y tus impresiones, tan cabales y clarificadoras. Estoy convencido de que el ser humano va a regresar a una vida en estrecho contacto con la naturaleza, inmerso en la armonía de sus ciclos. Nuestros ojos lo verán (tú ya lo estás viendo, ejejejejeje).

    Un abrazo,
    Freeman

  5. Pingback: VÁMONOS AL CAMPO. Cada vez más personas abandonan las ciudades para vivir en forma más saludable, autónoma y natural « Liberación AHORA

  6. Jordi dijo:

    Magnifico. Hace tiempo descubrí cómo el contacto con la naturaleza es importante para nosotros. De hecho en medio la naturaleza me he sentido siempre protegido, tranquilo y en conexión con el Todo. Los miedos, las fobias, los problemas afloran en medio de la ciudad. Cada vez más personas van al campo, si, pero lamentablemente muchas eligen esta opción porque les sale económicamente más rentable que pagar los altos precios de la vivienda en la ciudad. Existen excepciones, claro, que ven en este cambio un cambio vital. Tu comentario ayuda a que estas escepciones sean cada vez más.

    Gracias, Jordi

  7. Ugeblaine dijo:

    Hola Bianca, todo lo que posteas referente a la liberacion del error ( el caos del sistema de control artificial ) existente en las ciudades y todo lo que la modernidad a parido, es cierto y tu camino es el correcto sin lugar a dudas, tenemos que fomentar el matrimonio con el planeta como ser vivo supremo y mantenedor de la especie humana, yo en mi blog posteo un tema que hace referencia al planeta tierra como una persona humana, desde mañana comenzare a caminar descalzo sobre tierra firme, gracias.

  8. pedro dijo:

    Eres una virtuosa del saber vivir. Muchos pensamos y sentimos lo que tú pero nuestra naturaleza mental no nos permite activar esos recursos, cada cual tiene su forma particular de vida. Dices que estamos siendo atrvesados por multiples tipos diferentes de ondas artificiales y que eso no nos deja sentir las otras ondas de nuestra Madre Tierra. Yo pienso, que al igual que en un sintonizador de radio puedes elejir la frecuencia deseada, o un movil solo recibe la llamada concreta de entre miles de ellas en un mismo momento, nuestra mente la podemos sintonizar a la busqueda de las que nos hablas. Creo que es solo una cuestión de empeño personal; si te interesas mucho lo acabas consiguiendo. Puede que esto fuese mucho mas saludable que salir todos a los campos, montes, costas y montañas, con el perjuicio que esta actitud pudiera ocasionar(puede que fuesemos demasiados).
    Un saludo y gracias por la labor de informacion que das.

  9. Bianca, me ha gustado mucho esto que escribes, y no me puedo resistir, tengo que publicarlo en el blog La Paradoja de la Percepción , indicando la fuente y tu autoría, por supuesto. Creo que este tipo de pensamiento necesita llegar al mayor número posible de gente, porque una verdadera revolución de la consciencia le hace falta a nuestra especie. Gracias infinitas, y ya soy tu aliada! Me toca leerme tu libro cuanto antes…
    LUZ.

  10. Antonio dijo:

    Impresionante, ahora comprendo el porque siento cada vez más fuerza hacia la naturaleza. De hecho, vivir en las ciudades no es vida. Estamos capados de muchas formas.
    Muchas gracias Bianca!!! Un abrazo muy fuerte!!!

  11. FRANCISCO dijo:

    De acuerdo con tu articulo, solo una duda, si toda la gente sale de las ciudades ¿Como las organizaras?, conozco mucha gente que vive en pueblos y no tienen tecnologias y estan muriendo de hambre, vamos andan descalzos y en contacto con la tierra, no menosprecio tu propuesta, me agrada pero masivamente como seria?

  12. egberto oriel dijo:

    Gracias Bianca … este maravilloso planeta hay que cuidarlo , gracias por… existir …gracias por guiarnos . un abrazo

Los comentarios están cerrados.